TONONO

ANTONIO AFONSO MORENA

TONONO

 

Denominado ´El omega´, por su asombrosa precisión que considerado en sus tiempos uno de los mejores libres europeos.

 

Dada su brillante ejecutoria deportiva y excelentes facultades, fruto de su vocación y entrega al deporte del balompié nadie podía ni remotamente presagiar un desenlace tan inesperado y fatídico.

Aún hoy, se desconoce la causa real de su fallecimiento dado que las opiniones de los médicos que lo trataron y las personas más allegadas al malogrado jugador han resultado ser en algunos casos contradictorias y ambiguas.

 

Aunque nacido en Tenoya fue en realidad en la Ciudad de Arucas donde tuvo lugar su eclosión futbolística.

Su relación con Juanito Guedes e iniciaría desde edad infantil.

En aquel pequeño terreno de juego denominado campo del Lomo de Juanito Amador se jugaban torneos amistosos no federados entre equipos de toda la isla, aunque preferentemente de la zona norte. El padre de Tonono que regentaba uno de los automóviles de los nominados Piratas que hacían la ruta Arucas-Las Palmas era un gran aficionado al fútbol y como es natural un ferviente admirador del Arucas, que jugaba no muy lejos de su casa en el campo de Cardones también llamado La Salle.

 

De niños, Juanito Guedes y Tonono se enfrentarían en muchas ocasiones en ambos terrenos de juego.

Sin embargo, los verdaderos lazos de amistad se incrementarían cuando ambos fueron llamados por Luis Molowny para formar parte de la Selección Juvenil.

La primera vez tuvo lugar en la temporada 1959-60 donde Tonono tendría mayor suerte siendo de los juveniles más destacados, participando en los dos encuentros con la Selección Tinerfeña que nos eliminaría injustamente, con una parcial actuación arbitral que originó un altercado de orden público.

 

Al siguiente año volverían a ser llamados a la Selección, siendo en esta ocasión Juanito Guedes la auténtica revelación del equipo destacado como el mejor jugador en nuestros dos encuentros con la Selección tinerfeña que volvía a eliminarnos del campeonato.

En aquellos años los chicos que no vivían en el centro de la ciudad de Las Palmas o en sus barrios, eran considerados ´gente de campo´. En parte, no les faltaba razón. Había en ellos otros códigos de conducta y comportamientos.

 

Sus familiares les educaban de forma más estricta y su forma de vida era más rural y adquirían muy pronto una madurez y responsabilidad diferente.

La empatía entre Juanito Guedes y Tonono surgió de forma natural ya que sus vidas y preferencias eran muy parecidas. Habia en ellos una jerarquía de valores, diferente a los demás como fue el caso de Santiago Espino.

Cuando a Tonono le llegó su oportunidad de la mano de Paco Campos debutando en La Condomina de Murcia, los tres jugadores se hicieron inseparables. Santiago Espino era unos años mayor y tenia coche, convirtiéndose en una especie de hermano mayor.

Aunque pueda parecer extraño tendrían que pasar años para que Juanito Guedes y Tonono adquirieran un automóvil y era frecuente verlos en las guaguas municipales o en los respectivos coches de hora o Piratas camino de sus casas.

 

En la temporada 1962-63 Santiago Espino causaba baja en la U.D. Las Palmas fichando en el atlético de Ceuta. A partir de ese momento Juanito Guedes y Tonono se convertirían en amigos inseparables.

En aquellos primeros años de la década de los sesenta había jugadores más veteranos, algunos de ellos peninsulares, que tenían ya años de convivencia y una orientación en sus inversiones y negocios. Fueron jugadores bisagra, cubriendo la mitad de la década realizando una gran labor con los más jóvenes.

 

Juanito Guedes y Tonono se integrarían perfectamente con Santiago Espino, Ulacia y el capitán Ernesto Aparicio aunque ellos eran personas casadas y con responsabilidades y vivían muy cerca del Estadio Insular.

 

Juanito Guedes y Tonono tendrían vidas muy paralelas dado que ambos no sólo jugaron desde niños en la zona norte de la ciudad sino que integraron la Selección Juvenil de Las Palmas dos años consecutivos. Ambos participaron en categoría regional aún en edad juvenil en sus respectivos clubes – Porteño y Arucas – y debutarían con solo unos meses de diferencia. Juanito Guedes debutaría cuando solo restaban dos partidos para concluir la temporada 1960-61 con Casimiro Benavente y Tonono meses después, a la temporada siguiente con Paco Campos dándose la circunstancia que ambos formarían como medio volantes en aquel encuentro con victoria en La Condomina.

 

Su amistad era inquebrantable. Eran personas discretas, poco dadas a revelar acontecimientos de lo que hacían y ambos detestaban las difamaciones o críticas a los compañeros.

En cierta medida fueron dos jugadores análogos ya que ambos tenían un rasgo diferenciador con los jugadores de su época.

Los defensas de los años 40. 50  y principios de los sesenta era por regla general contundentes y expeditivos resaltando por sus facultades físicas tanto en el juego aéreo como al despejar el balón sin miramientos.

Imponian su fortaleza y muchos trataban de amedrentar a los delanteros rivales: Campanal, Marquitos y Giffa, Mingorance, Barrachina, Benito (defensa del Granada)…

 

Tonono tenia cierta similitud con Parra, el defensa del R.C.D. Español.

Su juego no era impulsivo sino de corte limpio y preciso basado en su sentido de la colocación y el quite rápido en la intercepción del balón.

No era de grandes despejes o desplazamientos de balón prefiriendo entregarlo al compañero mejor situado.

 

Tonono, al igual que Juanito Guedes eran inimitables en lo fundamental.

 

Juanito Guedes de igual forma, marcaría una época con su fútbol de larga distancia oxigenando el campo y creando con un solo toque de balón, una situación clara de gol.

 

A todos los jugadores de su clase y prestigio se le incrementaron leyendas apócritas que no dejando de tener algo de verdad. Se convierten en hipérboles desmesurados.

Cuando dos futbolistas de la relevancia de Juanito Guedes y Tonono mostraban temporada tras temporada su honradez profesional en la cancha d en los mejores jugadores en su demarcación en España. Siendo premiados de forma continuada: mejor deportista del año, mejor jugador de España (Mundo Deportivo), Can de Plata (Cabildo Insular) etc. Todo ello no es baladí sino fruto del esfuerzo y constancia en el trabajo diario. Pero, si además de todo ello son un paradigma ejemplarizante para todos los jóvenes que llegan al club, es natural que aquellas personas que rigen los destinos de la entidad tengan hacia ellos una conducta diferente, conducta que no implica privilegios, pero si una confianza y respeto que se han ganado a pulso, tras años de ímprobo esfuerzo y ejemplar conducta.

 

El Secretario General Jesús García Panasco es natural que les permitiera algunas licencias en las concentraciones o en la hora de abordar cualquier tarea.

La enfermedad de Juanito Guedes la vivió Tonono con entereza y resignación pero con esperanza de ver a su amigo recuperado.

Eran casi diez años unidos dentro y fuera de los terrenos de juego y no terminaba de aceptar la amarga realidad. Su fallecimiento fue un duro golpe para todos pero para Tonono representó un cambio absoluto en su forma de vida.

Su mejor amigo y compañero de habitación ya no estaba con él, después de toda una década y en realidad nunca pudo sobreponerse a ello.

Tratando de bucear en los archivos del club he encontrado algunas manifestaciones a varios medios escritos y una carta muy dolorosa al club que he evitado publicarla.

En los medios deja patente su sentir y lo que podía representar su pérdida para el equipo:

´Juanito Guedes no sólo era nuestro mejor jugador sino un ejemplo a imitar por todos. Se hace muy difícil convivir sin él. Su ausencia se nota y se siente y olvidarle será imposible. Sin embargo, la vida sigue su curso y no queda otro remedio que luchar ante la adversidad.

Me preguntan mucho por su sustituto ideal y solo puedo decir con el debido respeto a todos los compañeros que reemplazaron a Juanito Guedes es tarea imposible.

La U.D. Las Palmas podrá fichar buenos jugadores pero Juanito Guedes es más que un jugador de fútbol.

Los chicos que han tenido ocupando su demarcación han hecho lo imposible, pero tratar de borrar su imagen y sus cualidades es una tarea muy ingrata y la afición debe tener paciencia y entenderlo. Un futbolista como Juanito Guedes será muy complejo que vuelva a nacer.

 

A nivel personal todos saben que éramos como dos hermanos y no es necesario dar explicaciones porque serian interminables los ejemplos de amistad incondicional, afecto y lealtad´.

 

Antonio Afonso Moreno (Tonono) siguió su trayectoria deportiva realizando grandes encuentros tanto en la U.D. Las Palmas como en el equipo nacional (pero en su rostro se dibujaba un ritus de tristeza).

Se refugiaba en los nuevos valores canteranos que alegraban al club como Federico Paéz, Felix o su primo Noly, que trataban de estar a su lado en todo momento. Sin embargo, nunca podría adaptarse y olvidar a su amigo del alma.

Emilio tome solia decirme que no podía hacerse a la idea de verlo solo o con diferentes compañeros a pesar de su excelente convivencia. Nada hacia presagiar que en apenas cinco años sus destinos volverían a unirse para siempre, es lo que realmente nos queda cuando anhelamos la búsqueda de los absoluto.

 

Antonio Afonso Moreno (Tonono) ingresa en la U.D. Las Palmas el 9 de noviembre de 1961 siendo jugador titular hasta su fallecimiento.

Capitán del conjunto amarillo durante los últimas cuatro temporadas, fue además, subcampeón de Liga nacional, ganador del Trofeo a la Corrección, Premio a la regularidad y Can de Plata del Exmo. Cabildo Insular, Premio al jugador internacional A de este club con 22 actuaciones que, además, capitán de la selección española en el partido ante Yugoslavia, celebrado en nuestra ciudad.

Falleció el 9 de junio de 1975 en Las Palmas de Gran Canaria.