Tertulias al atardecer

 

 

CAPÍTULO XXIV

 

 

 

 

 

EL F.C. BARCELONA SE INTERESA POR JUANITO GUEDES

 

 

Antonio Lemus

 

on la ampliación y apertura de los archivos de la sede de Pío XII,  y personas que me visitaban frecuentemente vinculadas al club era conveniente adecentar la pequeña estancia con algunas sillas y un servicio de café, con galletas inglesas. Si bien es verdad que, en ocasiones limitaban mi trabajo, no era menos cierto que aquellas tertulias eran una especie de ateneo en miniatura donde se adquirían muchos conocimientos sobre la vida del club. Entre los tertulianos más habituales estaban Carmelo Campos, Antonio Lemus, Manolo Betancor, Emilio Tomé y José Guerra, entre otras personas relacionadas con el club.

Carmelo Campos y Antonio Lemus eran de los que acudían diariamente.

Solían quedar y venían juntos sentándose frente a mi mesa de despacho. Era una mesa que ambos conocían desde hacía muchos años ya que había pertenecido al C.D. Gran Canaria en la sede de Luis Antúnez y heredada por la U.D. Las Palmas cuando la fusión de los clubes históricos.

En ella se habían firmado todos los contratos de jugadores y técnicos, y guardaba documentos del club desde su fundación hasta 1970, cuando le sede social se trasladó a Pío XII nº 29.

Saboreando mi buen café expresso, con aquellas galletas inglesas que solía tener a buen recaudo, comenzaban a conversar. Eran diálogos sin signos de puntuación ya que los dos disfrutaban al contar sus vivencias, aunque ambos querían prioridad.

 

Carmelo Campos.

A Carmelo Campos le apasionaba contar la importancia crucial que él había tenido en la fundación del club, el respeto y la veneración que todos sentían hacia su persona, lo cual no dejaba de ser absolutamente cierto. Sin embargo, era muy recatado cuando se trataba de desvelar secretos del régimen interno del club. Podía llegar a ser autoritario y tajante cuando alguien hacía alardes de saber más de la cuenta. Por el contrario, Antonio Lemus, siendo un gran conocedor de la historia del club, su sapiencia se basaba en contactos y vínculos de amistad con miembros del club o viajes realizados con el equipo, siendo enviado especial de periódicos como Canarias Deportivo, Diario de Las Palmas o La Provincia.

Eran conocimientos empíricos externos a los documentos oficiales de la entidad, aunque él en todo momento llamaba y trataba de informarse a efectos de que sus datos estuviesen correctamente contrastados.

En una ocasión hablaba de un artículo que había publicado el periódico sobre el Barcelona y Juanito Guedes.

Era público y notorio que el club catalán se había interesado por Juanito Guedes desde que el jugador formaba en la Selección Juvenil como lo había sido Vicente González.

Juanito Guedes había llegado procedente del Porteño y había sido llamado por Eusebio Martín para defender los colores de la Selección Juvenil Española en el torneo de la UEFA, celebrado en Lisboa.

 

Antonio Lemus, nos confirmaba que el club azulgrana había ofrecido a la U.D. Las Palmas la cifra de cuatro millones de pesetas, cifra muy respetable para la época en unos momentos (1960-61) en que el la institución no atravesaba una situación muy boyante con el descenso a Segunda División. Nos decía Antonio Lemus que en Madrid se había celebrado una reunión entre el presidente del club barcelonista Sr. Llaudet, el directivo de la U.D. Las Palmas, Honorio Monzón y el secretario general del club Jesús García Panasco. La entidad barcelonista volvía a confirmar sus deseos por medio de Ricardo Blanch, quien se interesaba además por otros jugadores canarios pertenecientes a la Selección Juvenil, Campeona de España.

La directiva amarilla presidida por Juan Trujillo Febles, a pesar de la tentadora propuesta, bien aconsejado por el secretario general desestimó la magnífica oferta limitándose al formalismo de una opción por un año sobre el jugador, lo cual le daría prioridad sobre otros clubes que igualmente pretendían su fichaje.

Cuatro años mas tarde, según nos explicaba Antonio Lemus en uno de sus viajes a Barcelona, había leído en el periódico El Mundo Deportivo la siguiente declaración que luego Lemus había reproducido literalmente.

“El Barcelona se ha dirigido a la U.D. Las Palmas solicitando el traspaso de su jugador Juanito Guedes a nuestras filas. Si bien el club amarillo no quiere desprenderse de este jugador se ha llegado a un mutuo entendimiento por el cual la U.D. Las Palmas concede un derecho de prioridad al Barcelona, es decir, que desde el momento en que entrara los cálculos de la U.D. las Palmas traspasar a Guedes, el Barcelona tendría preferencia.

Se deduce de lo expuesto por Llaudet en sus amplias declaraciones en prensa y radio que la U.D. Las Palmas no tenía necesidad de vender a sus mejores jugadores dando prioridad a mantener y consolidar la cantera.

Antonio Lemus, proseguía su conversación en los archivos de la entidad haciéndonos saber que, con posterioridad, había tenido reuniones con el propio Sr. Llaudet donde el presidente azulgrana le confirmaba su interés por Juanito Guedes, argumentándole que la U.D. Las Palmas no había querido traspasarlo.

 

Carmelo Campos, no muy de acuerdo con la totalidad de lo allí expuesto por Antonio Lemus y mucho menos por la publicado en la prensa se mostró un poco contrariado argumentando lo siguiente: “no niego que como en todo puede haber algo de cierto, pero en cualquier caso son medias verdades y nunca he hecho caso de la rumorología. ¿De dónde han salido estas cifras?

“Si en nuestra relación epistolar con el Barcelona guardada con gran celo junto a toda la documentación del club blaugrana y el historial de Juanito Guedes no hay ninguna referencia de ello, no puedo dar crédito a esa noticia y mucho menos que un presidente se pronuncie tan a la ligera desvelando cantidades que pertenecen al régimen interno del club”.

Obviamente, Antonio Lemus se sintió contrariado por la incredulidad de Carmelo Campos en referencia al caso, haciendo alusión al respeto el tenía por el valor a la palabra dada cuando se trataba de auténticos caballeros. Dado que el diálogo había alcanzado tintes de cierta incomodidad, Carmelo Campos me sugirió la posibilidad de ver las dos carpetas con la letra B dedicadas por completo a los documentos relacionados con el Barcelona desde la fundación del club amarillo perfectamente catalogados de forma cronológica, traspasos, informes y relación epistolar. De igual forma las ofertas económicas y trasferencias entre ambos clubes. Por último, toda la documentación de Juan Guedes, uno de los más amplios en referencia a jugadores. Tras pasar varias horas a puerta cerrada observando minuciosamente todo lo archivado sobre el denominado caso Guedes y el Barcelona, las cifras no figuraban en ningún lado.

Llaudet.

En los archivos la documentación sobre el reiterado interés del Barcelona por Juanito Guedes es muy extensa pero en ningún momento han quedado reflejadas las cifras exactas sino numerosas formulas a las que se habría podido llegar.

Era evidente que ni Carmelo Campos ni Antonio Lemus habían llegado a un acuerdo, aunque ambos tenían su parte de razón. La visión de Carmelo Campos era pragmática repitiendo continuamente aquella socorrida frase de “las palabras se las lleva el viento”.

Por el contrario, Antonio Lemus daba predominio a la lingüística y a sus formas de expresión ya que, según sus palabras, los documentos escritos no son sino el dejar constancia de lo que se ha configurado previamente en la mente y desarrollado por medio del lenguaje.

Pasaron los años y se llegaba al cincuentenario del club y en uno de los actos en el Real Club Náutico me vi obligado a anular mi conferencia por problemas de salud. Siendo sustituido por Antonio Lemus.

Era la temporada previa al ascenso de Sergio Krešić, y Antonio Lemus al que le habían otorgado el Premio Canarias, se encontraba en perfecto estado de salud.

 

Tras dicho acto comienza a sentir unas molestias que irían en aumento con el paso de los días, siendo ingresado en la clínica Santa Catalina, no muy lejos de la zona donde había fallecido Juanito Guedes aunque la clínica había experimentado algunos cambios.

Me puse de acuerdo con Carmelo Campos para ir a visitarlo y al entrar en su habitación se alegraría de vernos. Su rostro reflejaba los síntomas de su grave enfermedad de pulmón, y su voz muy apagada se entrecortaba por momentos. Entre las pocas frases que musitó recuerdo aún una que no he podido olvidar: “me alegro de verlos a los dos como siempre, juntos. Aquí en esta clínica murió Juanito Guedes, uno de los mejores jugadores que ha tenido la U.D. Las Palmas en toda su historia”

Cuando le preguntamos cómo se encontraba nos dijo: “¡yo estoy aquí, esperando a la muerte!

A  Antonio Lemus le hubiese gustado estar presente en el anhelado ascenso a Primera División tras once años de ausencia.

Pasado el tiempo vi a los expresidentesen el palco, en el encuentro ante el Barcelona en el Nou Camp, Sr. Llaudet y Montal y no desaproveché la ocasión. Eran dos expresidentes que ya no figuraban en el club, aunque seguían muy vinculados a la entidad y a sus actuales dirigentes

 

Montal.

El trato que hemos recibido siempre en la Ciudad Condal ha sido exquisito a todos los niveles. Les dije que me interesaba hablar con ellos un tema en particular y nos dirigimos al palco ya que media hora antes del encuentro estaba todavía vacío y evitabamos los saludos de la sala vip.

Le dije al Sr Llaudet tenía mucha información en el club sobre el denominado ‘caso Guedes’, me gustaría saber in situ de uno de sus protagonistas lo realmente había sucedido.

Los dos exclamarían casi al unísono “¡qué gran jugador!”. Luego el Sr. Llaudet mirando hacia el verde césped exclamaría: “Fue una pena lo de este chico”.

El Sr Blanch lo vio en muchos partidos y no cesaba de ponderar sus cualidades aconsejándonos su fichaje. Nosotros habíamos fichado a Vicente y sabíamos de los problemas económicos que atravesaba la U.D. las Palmas tras su descenso a Segunda División.

Las primeras conversaciones fueron vía telefónica cuando el chico era aún juvenil, luego recuerdo una reunión con el Sr. Panasco, con el cual teníamos grandes lazos de amistad. Este Señor era un hombre muy válido y un perfecto caballero.

Han pasado ya muchos años y no recuerdo el lugar de la reunión y como usted comprenderá muchos menos las cantidades de la oferta.

Aquellas negociaciones se efectuaron hace mas de treinta y cinco años. Imagínese la cantidad de jugadores que han figurado o han estado a punto de fichar en el Barcelona.

Sería una labor ingente conocer todas las cantidades exactas y desconozco si se pueden encontrar en el centro de documentación del club. Lo único que recuerdo al respecto los rectores del club amarillo que la U.D. Las Palmas no se decidían a traspasarlo y fueron transcurriendo los años. llegaría a tener un gran equipo superándonos en el campeonato liguero al quedarse subcampeones de España y Juan Guedes se convertiría en una pieza clave para ellos, y en uno de los mejores medios volantes de España”.

 

 


Siguiente capítulo: Caminito de Teror