Juanito Guedes y sus obligaciones con la Patria

CAPÍTULO XXX

 

 

 

Juanito Guedes en el Cuerpo de Artillería

Juanito Guedes con su uniforme de militar.

 

 

Juan Guedes Rodríguez sería destinado al Cuerpo de Artillería en un lugar conocido como La Montaña, en la zona de La Isleta Alta, subiendo por la carretera de tierra a Las Coloradas.

Como una gran mayoría de deportistas de élite, el servicio militar, exceptuando el periodo de instrucción, goza de unas preferencias que están muy lejos del resto de soldados.

Hay que entender que el jugador tan pronto se incorporó a filas sería convocado a la Selección Militar que dirigía el Villalaín. Todo ello requería estar continuamente desplazándose a Madrid, punto de encuentro de los seleccionados para luego tomar rumbo a provincias españolas donde frecuentaban encuentros de entrenamiento, concentraciones y torneos a nivel mundial. El jugador se veía obligado a realizar un doble esfuerzo pues a las obligaciones con sus respectivos clubes se les unían las propias de la Selección Militar.

A pesar de ello, los futbolistas elegidos debían gozar de buena salud y estar en plenas condiciones físicas.

Juanito Guedes recibiría en la montaña, un pase que le obligaba solo en determinadas ocasiones a ciertos servicios y horarios ya que la mayoría de su tiempo lo pasaba entrenando o viajando con su equipo o la Selección Militar.

Al ser un soldado casado y necesitar una dieta especial, cuando estaba en la isla solía comer en casa.

Las temporadas 1963-64 y 1964-65 fueron muy especiales para Juan Guedes. Recordaba estos años con mucho cariño ya que aparte de contraer matrimonio tras muchos años de noviazgo, ascendería a Primera División con la U.D. Las Palmas tras cuatro largos años en la categoría de plata teniendo como colofón al proclamarse Campeón del Mundo con la Selección Militar, con nueve participaciones siendo titular y pieza indiscutible de su Selección.

Como él solía decir a Georgina: “me parece estar viviendo en una nube, un sueño que yo nunca podría imaginar”.

En los primeros meses del periodo militar, solía ir un par de veces a la semana a cumplir alguna guardia. Georgina nos relata con mucho sentido del humor: “mi marido no sabía ni lo que era un mosquetón. Las armas militares no las utilizaba sino para fotografiarse. No sé si alguna vez llegó una persona que detestaba cualquier contienda bélica y al contrario de aquella contundencia que solía emplear en los terrenos de juego, fuera del también futbolístico era un hombre muy dulce y pacífico. Eso sí ¡para bromas que lo llamaran a él primero!

Juan tenía un alto concepto de los amigos que había hecho en el servicio militar. Según sus propias palabras le daba un gran valor a la verdadera amistad, pero los catalogaba de diferente forma.

Los amigos de la infancia te dejan una enorme huella ya que ha ido creciendo junto a ellos y experimentando las mismas vivencias.

Compañeros de equipo también con ellos experimentas sensaciones que solo algunos privilegiados pueden llegar a sentir. Por otro lado, pasas muchos días con ellos que en muchos casos se convierten en años con toda clase de logros, anécdotas y peripecias que nunca podrás olvidar.

En el equipo de baloncesto de su regimiento.

Los amigos del cuartel también son especiales porque con ellos convives en momentos de soledad y a pesar del corto tiempo llegas a adquirir una intimidad como no la has tenido antes. El compañerismo en el servicio militar te deja momentos tan gratos y amargos de nosotros se licenciaba sentíamos una alegría agridulce. Por un lado, el placer de regresar a la vida civil. Por otro deja atrás verdaderos amigos con los que había compartido muchos momentos de felicidad.

Es bien sabido que Juan era muy bromista y en el cuartel encontró el lugar ideal para ello.

Solía decir que nunca se había reído tanto como en el cuartel y es que las pillerías y anécdotas era constantes.

Algo curioso en el servicio militar de Juan es que seguiría jugando con la Selección una vez licenciado.

A nivel futbolístico, entre los momentos más felices de Juan con la Selección Militar sería sin lugar a dudas el encuentro que jugó ante su afición en el Estadio Insular, frente a la Selección Portuguesa, marcando además el gol de la victoria de España.

Juanito Guedes había conocido en Portugal a Eusebio ‘la perla negra’, considerado por aquellos años uno de los mejores a nivel mundial. Entre los dos había surgido una corriente de simpatía que se incrementaría al venir a jugar el jugador luso con su selección a la isla.

Antes del encuentro habían quedado para cenar en casa de Juanito Guedes en el Alto de Los Leones.

Georgina Ojeda nos dice al respecto: “mi marido lo trajo a cenar a casa y a pesar de la derrota de su equipo se mostraba afable y contento de estar con nosotros compartiendo aquella inolvidable velada.

A pesar de ser una estrella, famoso en todo el mundo, era un ejemplo de educación y sencillez. Nunca dejaba de sonreír y tratar de agradarle.

La verdad que lo pasamos de maravilla, decidiendo quedarse unos días en la isla ya que además de nosotros conocía a unos amigos de Portugal con los que les unía unos grandes lazos de amistad.

Juan, ya se había comprado su primer coche, un Peugeot 403 de color hueso y lo llevaría a los lugares más interesantes de la isla.

“Recuerdo que había una tienda en Triana, Hage, donde mi marido conocía a sus propietarios y solía comprar ropa”.

“Poco antes de la llegada de Eusebio yo le había comprado un jersey, y Eusebio no paraba de preguntarle dónde lo había comprado. Dado que Juan no podía regalarle el suyo pues estaba ya usado, yo, aprovechando un momento que estaban solos, le tomé la medida a una de sus prendas y me fui a Triana a comprarle otro igual, pero de una talla mayor. La sorpresa fue mayúscula y por aquel simple detalle no sabía cómo agradecérselo dándonos las gracias una y otra vez”.

Eusebio era un portento de la naturaleza. Utilizaba pantalones ajustados y el tren inferior era espectacular. No digamos nada de sus espaldas. Era un verdadero atleta, aunque él no le daba la mas mínima importancia. El simple hecho de caminar con él por la calle representaba no poder dar un paso, todos querían sacarse una foto a su lado o pedirle un autógrafo. Nosotros nos quedamos sorprendidos con la tranquilidad que se lo tomaba ya que a todos les hablaba como si los conociera de toda la vida.

La gran sorpresa que nos depararía el servicio militar fue una vez finalizada la mili.

El capitán Aguado era de Tenerife, argumentaba que Juan había recibido más permisos de los que le pertenecían y le obligó a ir a Tenerife 57 días sirviendo en su despacho escribiendo a máquina y cosas por el estilo. Dado que nosotros estábamos casados me tuve que trasladar a Tenerife quedándonos en un lugar llamado La Cuesta.

Se intentó por todos los medios hacerle cambiar de opinión, pero no hubo forma.

Nos puso un dúplex con todas las comodidades y aquella estancia en la isla hermana parecía más bien unas vacaciones. No tardamos tiempo en que un hincha de Juan hasta límites insospechados lo ponderaba continuamente diciendo que era de los mejores jugadores que había visto y no se perdía un entrenamiento de Juan. Lo idolatraba tanto que de regreso a Gran Canaria venía de Tenerife solo para verlo jugar.

A decir verdad, a todos los jugadores les gusta recibir buenas críticas que te ayudan mucho a subir tu autoestima y darte esa dosis de moral que en ocasiones te falta, pero todo tiene un límite.

Alrededor de todo buen jugador hay mucha gente algo fanática que se extralimita y en ocasiones llega a resultar realmente incómodo.

En el cuartel de La Montaña llegaría a jugar en un equipo de fútbol y otro de baloncesto. Este último no se le daba mal y metía muchas canastas aunque en aquellos tiempos no existían los triples. El baloncesto ha ido evolucionando y hoy se juega con una rapidez endiablada.

En el cuartel de La Montaña se congregaba mucha gente para verlos jugar ante los de Infantería, Ejército del Aire, Infantería de Marina.

Los primeros meses tenia que ir a las 7 de la tarde hasta que le dieron el pase definitivo. Yo le llevaba la cena a las nueve con algún extra que el compartía con sus compañeros.

Juan era extremadamente generoso y cuando hablo de generosidad no me refiero solamente a lo material. Sino a su tiempo, buenos y malos momentos, alegría y dolor.

Cuando se licenciaron los soldados hicieron una gran fiesta de despedida llegando a sus casas al amanecer.

Recuerdo igualmente que cuando le preguntaban qué era lo más emocionante de aquellos partidos con la Selección solía decir: “defender los colores de la Selección es importante para cualquier jugador y si obtienes algún gol o te proclamas campeón del mundo ya se pueden imaginar. Pero si tengo que elegir me quedaría con las notas del himno nacional. Cuando escuchas el himno de tu país interpretándolo a pie del campo, rodeado de todos tus compañeros es algo indescriptible que es difícil expresar con palabras”.

 

 

 

VIDA DE MILITAR

 

Juan Guedes.

 

Juan Guedes en el periodo militar

 

La Selección Nacional Militar en el Hotel Asturias donde concurrieron excelentes jugadores.

 

Preparados para viajar a Asturias (Liguilla final)

 

Juan Guedes y Germán durante el servicio militar posando para la cámara.

 

 

 

Distintos momentos de la vida de Guedes en su periodo militar

 

 

 

 

 

Jura de bandera.
Guedes y Tonono.
Guedes y Germán en el cuartel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diferentes momentos de instrucción en la montaña

 

 

 

 

Vista parcial del campamento militar en la montaña.

 


 

 

 

 

Momentos junto a sus compañeros en la vida militar.
 


 

SELECCIÓN MILITAR

 

16-12-64

España                Francia

1                     1

 

 

Clasificación Mundial Militar 1965

Estadio:  Ramón Sánchez Pizjuán (Sevilla)

España:  Rodri – Aranguren – Gallego – Rebellón – Glaria IV – Guedes- Oliveros – Trallero – (Rogelio 43) – Vidal – Bancalero – Poli.

Banquillo:  Comas (p) – Martínez Jayo – Paquito – Marín – Echarri – Daucik – Echevarría – Flores – Brebal

Seleccionador:  Luis Alfonso Villalaín

Francia:  Laurier – Audran – Isnard – Meunier – Brucato – Kula – Margottin – Dogliani – Lech – Watteau – Loubet.

Arbitro:  Decio Bentes de Freitas (Portugal)

Goles:  Rogelio (80)  / Watteau (8)

 

 

 

Formación inicial

 

 


 

14-01-65

Francia          España

0                   1

 

 

Clasificación Mundial Militar 1965

Estadio: Galin (Burdeos)

Francia: Laurier – Adrien – Isnard – Brucato – Desgeorges – Kula – Margottin – Dogliani – Lech – Loubet – Roy.

España:  Rodri – Aranguren – Gallego – Rebellón – Glaria IV – (Echarri 30) – Martínez Jayo – Oliveros – Bancalero – Vidal – Guedes- Poli

Banquillo:  Comas (p) – Flores

Seleccionador:  Luis Alfonso Villalaín

Arbitro:  Franz Geluck (Bélgica)

Gol:  —  / Guedes (46)

 


 

03-03-65

Portugal              España

1                        1

 

 

Clasificación Mundial Militar 1965

Estadio:  Das Antas (Oporto)

Portugal:  Rui – Pedro Gomes – Jose Carlos – Herculano – Garrico – Jaime Graca – Pinto – Jaime – Eusebio – Serafim – Nóbrega.

España:  Rodri – Echarri – Gallego – Rebellón – Glaria IV – Martínez Jayo – Oliveros – Bancalero – Vidal -Guedes- Poli

Banquillo:  Comas (p) – Paquito – Moya – Brebal

Seleccionador:  Luis Alfonso Villalain

Arbitro:  Robert Lacoste (Francia)

Goles:  Nóbrega (36)  / Vidal (81)

 

 

 

 


 

01-04-65

España           Portugal

1                      0

 

 

Clasificación Mundial Militar 1965

Estadio:  Insular (Las Palmas)

España:  Rodri – Echarri – Gallego – Rebellón – Glaria IV – Martínez Jayo – Ufarte – Bancalero – Vidal – Guedes- Oliveros.

Banquillo:  Gómez (p) – Tonono- Aranguren

Seleccionador:  Luis Alfonso Villalaín

Portugal:  Rui – Pedro Gomes – Ribeiro – Herculano – Carrico – Jose Ferreira – Pinto – Simoes – Greca – Eusebio – Nobrega.

Arbitro:  Marcel Bois (Francia)

Gol:  Guedes (14)  /  —

 

 

 


 

 

 

 


 

01-07-65

España            Turquía

1                    2

 

 

Mundial Militar 1965 – Liguilla Final

Estadio:  El Molinón (Gijón)

España:  Rodri – Echarri – Gallego – Rebellón – Martínez Jayo – Glaria IV – Ufarte – Guedes- Grosso – Fuste – Oliveros.

Banquillo:  Rodri (p) – Badía (p) – Osorio – De Felipe – Tejada – Rogelio – Trallero – José María – Rodilla – Martínez – Germán- Moya

Seleccionador:  Luis Alfonso Villalaín

Turquia:  Yilmaz – (Ali) – Muzaffer – Maglagan – Nevzat – Talat – Coskun – Ogun – Medim – Guvem – Gusel – Ugur

Arbitro:  Michel Kitabdjan (Francia)

Goles:  Fuste (23)  / Guven (1p)(34)

 

 

 

Formación Inicial

 

 

Vidal, Germán, Guedes y Echarri

 

 

 


 

 

16-12-65

España                   U.S.A.

5                               0

 

 

Clasificación Mundial Militar 1966

Estadio:  La Condomina (Murcia)

España:  Comas – Aranguren – De Felipe – Rebellón – Tonono- Guedes- Ufarte – Pintado – Grosso – Fuste – Muñoz.

Banquillo:  Rovira (p) – Zugazaga – Antón – Tejada – Vavá – Vidal – Rodilla

Seleccionador:  Luis Alfonso Villalaín

U.S.A.:  Bell – Shaw – Apitz – Fleck – Piskel – Montesinos – Defort – Millar – Elia – Djordjavic – Wolanov.

Arbitro:  Marcel Bois (Francia)

Goles:  Fuste (25)(57p) – Muñoz (53) – Grosso (83)(88)

 

 

 


 

 

 

31-03-66

España            Portugal

1                      0

Convocado – No Juega (También son convocados Tonono, Germán y León)

 

 


 

06-04-66

Portugal                    España

0                             1

 

 

Clasificación Militar Mundial 1966

Estadio:  Da Luz (Lisboa)

Portugal:  Rui – M. Rodrigues – Baptista – R. Rodrigues – Carrico – Gervasio – Pinto – Simoes – Eusebio – Lourenco – Nobrega.

España:  Reina – Zugazaga – Gallego – De Felipe – Tonono- Larrauri – Guedes- Ufarte – Grosso – Fuste – Vavá.

Banquillo:   León

Seleccionador:  Luis Alfonso Villalaín

Arbitro:  Karl Goppel (Suiza)

Goles:  —  /  Vavá (4)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Siguiente capítulo: Trayectoria de Juanito Guedes en la UD Las Palmas